CONDROMALACIA ROTULIANA

¿Qué es?
Es una lesión degenerativa la cual se produce en el cartílago que se encuentra en la cara posterior de la rótula, que al desgastarse por roce con las superficies articulares durante el movimiento va provocar una condromalacia rotuliana. Puede ser un reblandecimiento o una fisura.

Ocurre con mayor frecuencia a partir de los 40 años y en el caso de deportistas podemos encontrar en corredores, basquetbolistas, futbolistas.
Grados de Condromalacia:
 Existen varios grados para determinar la evolución de la misma:

• Grado 1: Hay edema y cartílago reblandecido.
• Grado 2: Alteración en la superficie del cartílago, esto se ve en los exámenes de artoscopia como si el cartílago "se deshilachara".
• Grado 3: Se alteran capas más profundas del cartílago.
• Grado 4: El cartílago articular desaparece. Afectación del hueso subcondral. Es el caso más extremo.

El diagnóstico de la condromalacia rotuliana se realiza mediante una resonancia magnética donde se ve el grosor del cartílago y su grado de lesión.
¿Qué síntomas presenta?
Los síntomas más frecuentes son:
• Dolor en la cara anterior de la rodilla, generalmente durante el movimiento.
• Dificultad al arrodillarse, ponerse de cuclillas, saltar, correr o incluso en algunos casos caminar, realizar actividades que ejerzan presión en la rodilla.
• Ruidos o chasquidos más frecuentes en la articulación de la rodilla, generalmente al realizar flexo-extensión.
• Hinchazón.
• Sensación de inestabilidad. La rodilla “falla”.
• Limitación del movimiento.
• Dolor al extender la rodilla después de estar un tiempo con la rodilla flexionada.
¿Por qué se produce?
Es uno de los procesos traumatológicos mas frecuentes tanto en deportistas como en pacientes no deportistas, y la causa puede ser por diversas lesiones, entre ellas pueden ser: 

• Que la rótula esté desplazada hacia el lado externo de la rodilla (por factores genéticos o adquiridos).
• Debilidad en los músculos del muslo (vasto interno del músculo cuádriceps).
• Traumatismos y movimientos repetitivos que producen la compresión del cartílago.
• Factores estructurales, como la mala alineación de la rodilla o una posición alterada de la rótula.
• Exceso de ejercicio.
• Exceso de sedentarismo.
¿Cómo tratarlo?
Al descartar un factor genético y un tratamiento quirúrgico, entonces se tratará las descompensaciones musculares mediante Fisioterapia de la siguiente manera:

• Disminuir el dolor.
• Estiramientos de musculatura afectada.
• Fortalecer los músculos del muslo, en especial el vasto interno del cuádriceps.
• Mejorar el control motor.
• Mediante vendaje neuromuscular (para disminuir el dolor o estabilizar dependiendo el caso).
• Reinserción a sus actividades.
• Orientar de forma adecuada la posición de la rótula en el espacio para evitar el roce articular. 

El tratamiento para esta patología, dependerá de la fase de lesión en la que se encuentre el paciente.
Vendaje Neuromuscular
¿Cómo prevenirlo?
• Realizar ejercicios de estiramiento antes y después de la actividad deportiva.
• Realizar ejercicios de calentamiento antes de la actividad deportiva.
• Realizar ejercicio moderado.
• Mejorar el control motor(secuencia de la contracción muscular en la realización de un movimiento coordinado) mediante ejercicios de estiramiento y fortalecimiento.
• Evitar cargas excesivas
• Cuidar el peso corporal
• Usar el calzado adecuado para el deporte que practica.

Cada caso es diferente y es importante acudir a un profesional para tener un buen diagnóstico y tratamiento para cada paciente.

Autora:  Lic. Carmen Paredes Oliva

Terapeuta Físico

Compartir esta publicación
Escriba su comentario
*Campo Obligatorio