EL USO DE LA PARAFINA CON FINES TERAPÉUTICOS

I.- DEFINICIÓN
La parafina es una sustancia blanca, de aspecto untuoso, en forma de cera. Además, no tiene olor ni sabor.

La parafina se encuentra en estado sólido, pero al ser expuesta a un punto de fusión de 53°c (en equipos especiales), ésta se vuelve líquida. Es de esta manera que es usada en el campo de la terapia física y rehabilitación.
II.- MODO DE APLICACIÓN
Las aplicaciones más usadas son:

  • Inmersión: es cuando el segmento a tratar es introducido dentro del equipo que contiene la parafina (de 5 a 7 veces), formando una capa gruesa. luego de ello, se coloca un plástico que recubra toda la zona y adicionalmente una toalla, con el fin de conservar el calor por más tiempo.

  • Pinceladas o embrocación: es cuando se usa una brocha para realizar la aplicación de la parafina, que al igual que en la inmersión, se debe formar una capa gruesa y usar los aditamentos necesarios para conservar mejor el calor. 
III.- BENEFICIOS
Los beneficios del uso de la parafina como medio terapéutico se deben a que genera calor por conducción. Este calor proporcionará a la zona tratada diversos beneficios, tales como:
IV.- ¿PARA QUIÉNES ESTÁ INDICADO?

Por lo general, está indicada en pacientes que presentan lesiones o dolencias en manos y pies, cuyos diagnósticos  o síntomas sean los siguientes:

V.- ¿PARA QUIÉNES ESTÁ CONTRAINDICADO?
  • Personas con alteración de la sensibilidad.
  • En zonas de piel irritada o con heridas.
  • En zonas de varices.
  • Personas con flebitis o trombosis.
  • Personas que presenten reacciones alérgicas a la parafina.
  • Personas en estado cardiovascular inapropiado.

Escriba su comentario