ESGUINCE DE TOBILLO

I. CONCEPTO
Es una lesión por distensión (estiramiento excesivo), ruptura parcial o total de los ligamentos de la cara interna o externa del tobillo. Se origina por una acción mecánica (un movimiento brusco, excesiva apertura o cierre articular), o por una acción violenta (caída o golpe).
II. SÍNTOMAS:
  • Hematoma (acumulación de sangre).
  • Inflamación.
  • Dolor.
  • Limitación del movimiento.
III. CLASIFICACIÓN:
Según el grado de la lesión, el esguince se clasifica en:

GRADO I: Se produce una distensión parcial de los ligamentos, con poco dolor, hematoma mínimo o ausente.

GRADO II: Se aprecian rupturas parciales de los ligamentos. Presencia de hematoma, dolor muy intenso y algún grado de inestabilidad al andar o estar de pie.

GRADO III: Es el más grave, se presenta ruptura completa a veces con desprendimiento óseo e inestabilidad articular, además de dolor hematoma y rigidez.
IV. TRATAMIENTO
El tratamiento dependerá del grado de la lesión, en general se aplica:

  • Dependiendo de la severidad de la lesión un vendaje, una férula o un yeso para inmovilizar la zona afectada.
  • Administración de medicamentos anti inflamatorios y para el dolor.
  • Reposo.
  • Aplicación de hielo durante 10 minutos 3 veces al día durante los primeros días.
  • Terapia física.
  • Tratamiento quirúrgico para reparar los ligamentos en caso sea necesario.
V. RECOMENDACIONES:
Debemos tener en cuenta:
  • Después de presentar una lesión acudir al médico lo más inmediato posible para la evaluación, diagnóstico y tratamiento específico pues cuanto más tempranamente se aborde el problema mejor será la recuperación.
  • Cumplir con el tratamiento médico así como guardar el reposo que este nos indique.
  • Si se usa vendaje este no debe estar demasiado apretado.
  • Mientras se aplica hielo, mantener elevada la zona lesionada.
VI. EJERCICIOS
1. Sentado, con los pies juntos apoyados en el suelo, levantar las puntas de los pies y apoyarse en talón. Mantener 10 segundos, repetir 5 veces.
2. Sentado, con una pelotita debajo del pie, llevarlo de un lado a otro con una ligera presión. mantener 10 segundos, repetir 5 veces.
3. Sentado, con una pelotita debajo del pie hacer una ligera presión, luego llevar hacia adelante (con el talón) y atrás (con la punta). repetir 5 veces.
4. Sentado, con los pies en paralelo encima de una toalla, comenzar a arrugar la toalla con los dedos en simultaneo. Repetir 5 veces.

Escriba su comentario