PUBALGIA

I.- DEFINICIÓN
La Pubalgia o entesopatia, es una entidad dolorosa en la sínfisis púbica (pubis) de comienzo insidioso y que cursa con una larga evolución, con irradiaciones al muslo, abdomen y peroné. 
II.- INCIDENCIA
Afecta a los deportistas y particularmente a los jugadores de fútbol, rugby, corredores de fondo, embarazadas, tenis y otros; dada la exigencia a las cuales son sometidas las estructuras tendinosas pélvicas en estas disciplinas y circunstancias.
III.-  MECANISMO DE LESIÓN Y CAUSAS
  • Existe una alteración biomecánica donde el centro de gravedad se traslada al pubis. Generalmente va a acompañado de:
  • Tendinitis previa.
  • Desgarro en un músculo púbico (aductores).
  • Estiramiento de los músculos del suelo pelvico (embarazo).
IV.- SÍNTOMAS
La sintomatología es variada y múltiple, generándose dolor en distintas zonas de los huesos coxales y en las estructuras blandas que rodean al pubis.

  • Dolor en distintas zonas de los huesos coxis y estructuras.
  • Limitación a realizar actividades de la vida cotidiana.
  • Tensión súbita de los músculos aductores.
  • Deterioro de los ligamentos o los músculos localizados en el pubis.
V.-  TIPOS DE PUBALGIA
A.- PUBALGIA TRAUMÁTICA:

Aparece como consecuencia de una agresión en la sínfisis del pubis. Como a consecuencia de una caída sobre los pies, ya que las fuerzas de recepción en el suelo pueden ser desiguales, una rama pubiana puede elevarse más que la otra ocasionando un cizallamiento del pubis con estiramiento de los ligamentos púbicos.

B.- PUBALGIA CRÓNICA:

La pubalgia crónica es consecuencia de disfuncion en las cadenas musculares del tronco y de las extremidades inferiores nos proporcionarán el hilo conductor del análisis respecto a la pubalgia crónica.
VI,- RECOMENDACIONES
  • Es importante mantener una buena elongación de toda la musculatura, adecuada tonicidad y potencia, lo que va a permitir realizar contracciones y relajaciones de los grupos musculares involucrados en forma coordinada y efectiva.
  • Mantener una correcta preparación física para disminuir los riesgos de tener una pubalgia, respetando los tiempos de descanso con un adecuado trabajo degenerativo.
  • Los ejercicios de fortalecimiento de aductores y abdominales son la mejor prevención, aunque si los primeros están menos desarrollados conviene que se le dedique más tiempo.
VII.- EJERCICIOS DE LA FISIOTERAPIA
1. ESTIRAMIENTOS PASIVOS DE MÚSCULO PIRAMIDAL:

Paciente boca arriba, con ambas rodillas flexionadas y cruzada las piernas, coloque las manos por detrás de la pierna sana y lleve suavemente hacia el pecho , de tal manera que empuja la pierna afectada. Mantenga de 8 a 10 segundos. Repetimos 10 veces.

2.- ESTIRAMIENTO DE LA MUSCULATURA CUADRADO LUMBAR, ISQUIOTIBIALES, TRÍCEPS SURAL.

Paciente boca arriba, con las piernas en 90°, pies y tobillos a 90°, el mentón hacia dentro. La columna lumbar y la pelvis en la cama bien alineadas y rodillas sin flexionar. Esta postura se tiene que mantener 5 minutos.

3. ISOMÉTRICOS DE ADUCTORES:

Paciente acostado boca arriba dobla las rodillas con los pies apoyados sobre la cama, se coloca un balón entre las rodillas y realiza contracciones apretando el balón durante 8 a 10 segundos con descanso de 6 a 8 segundos. Repetimos 10 veces.

4. ISOMÉTRICOS ABDOMINALES Y ABDOMINALES OBLICUOS:

Paciente acostado boca arriba, con las piernas apoyadas en la pared hacemos una apertura de piernas en forma de una "V". Realizamos una contracción levantando levemente la espalda durante unos 8 a 10 segundos con un descanso de 6 a 8 segundos. Repetimos 10 veces.

Escriba su comentario