DOLOR PÉLVICO CRÓNICO EN MUJERES

¿Qué es?
El Dolor Pélvico Crónico (DPC) es aquel que se localiza a nivel de abdomen inferior, la pelvis o estructuras intrapelvianas, persistiendo durante al menos seis meses, que se presenta de forma continua o intermitente, no asociada exclusivamente con el ciclo menstrual. A pesar de que se hace mayor énfasis en el dolor pélvico crónico en las mujeres, los hombres también lo padecen.

El Dolor Pélvico Crónico puede alterar su capacidad para trabajar, hacer actividades físicas, tener relaciones sexuales, dormir e interferir en su vida familiar. También puede afectar la salud mental y física.

El DPC puede ocurrir debido a diversos problemas médicos. Es posible que algunos de estos problemas no estén relacionados con los órganos reproductores, sino con las vías urinarias (causas genitourinarias) o los intestinos (causas gastrointestinales). Algunas mujeres tienen más de un problema médico que puede producir el dolor que sienten. En muchos casos no se identifica la causa que origina el dolor y esto conduce a quienes lo padecen a un auténtico peregrinaje, de unos especialistas a otros, retrasando el diagnóstico y el tratamiento.

Síntomas
  • Puede ser constante y de intensidad leve, o agudo y parecido a un calambre.
  • Puede ser continuo o intermitente.
  • Puede no sentirse en un punto específico, sino en toda la región pélvica.
  • Puede definirse como sensación molesta de presión en la región pélvica.
Causas
Causas ginecológicas cíclicas
En estos casos el dolor pélvico viene provocado por factores que tienen relación con el ciclo menstrual.

Causas ginecológicas no cíclicas
Enfermedad pélvica inflamatoria, Adherencias pélvicas, Endometriosis, Mal posición uterina, Síndrome de congestión pélvica.

Causas neurológicas

El atrapamiento de un nervio en una cicatriz o fascia puede dar origen a dolor en la cicatriz o en la distribución del nervio.


Causas psicosociales                                           
En la aparición del dolor pélvico crónico interfieren no sólo factores físicos, sino también psicológicos y sociales.

Causas musculo esqueléticas
En ocasiones el dolor pélvico crónico encuentra su causa en una alteración musculo esquelética (una disfunción sacro ilíaca o de la sínfisis púbica), una incorrecta higiene postural, el sedentarismo, etc. En estos casos el dolor surge de las articulaciones, o bien, del espasmo muscular asociado.

En este grupo de causas cabría destacar el dolor pélvico crónico provocado por una excesiva tensión en los músculos del suelo pélvico, lo que llamamos hipertonía, disfunción pelvi perineal en cuyo tratamiento la Fisioterapia ha demostrado tener un papel esencial, mediante técnicas encaminadas a la relajación de estos músculos 
Tratamiento
El equipo de profesionales susceptibles de participar en el tratamiento de los pacientes con DPC incluyen una larga lista de especialistas: ginecólogos, urólogos, anestesiólogos de unidades de dolor, fisioterapeutas, psicólogos clínicos, gastroenterólogos, coloproctólogos y médicos rehabilitadores. 

La Fisioterapia pone a tu disposición diversas técnicas para aliviar el dolor siempre y cuando se haya detectado la causa de dolor, para desarrollar un tratamiento eficaz.

Dentro de nuestro campo utilizaremos:
• Corriente tens, campo magnético (magnetoterapia)
• Ejercicios para el suelo pélvico
• Ejercicios de relajación
Autora: Lic. Rosi Condori Meza 
Terapeuta Físico

Compartir esta publicación
Escriba su comentario
*Campo Obligatorio